La Reorganización como medio para una reestructuración financiera

La Reorganización es un procedimiento incorporado en nuestra legislación a través de la Ley 20.720. Esta ley, también conocida como la Ley de Insolvencia y Reemprendimiento (o Nueva Ley de Quiebras) contempla nuevos procedimientos y actualiza otros, dándoles un enfoque más moderno y dirigidos hacia el Deudor más que hacia los Acreedores.

Pese a los múltiples avances que presentó esta ley en nuestro ordenamiento jurídico, hoy nos referiremos en particular en uno que se posiciona como una herramienta de reestructuración de nuestros activos y pasivos buscando hacer sustentable un negocio en el tiempo.

A diferencia de un procedimiento liquidatorio de bienes como la quiebra, hoy conocida como Liquidación, la Reorganización es un procedimiento que parte del supuesto de que la empresa solicitante es una empresa sustentable en el largo plazo y que por determinadas circunstancias, actualmente, está pasando por una crisis que no le permite, por ejemplo, pagar sus acreencias de forma ordenada. En términos más sencillos: es una empresa aproblemada en el corto plazo pero próspera en el mediano y largo plazo.

Y aunque parezca raro en un primer acercamiento, en verdad no lo es tanto, solo piénselo: ¿cuántas veces no ha podido cobrar todos los documentos a su disposición, por diversas razones, y ahora está pasando por un mal momento el cual sabe, por la proyección futura de flujos, que si lo supera podrá seguir operando en el mercado, manteniendo su sustento y el de sus trabajadores? Esto que ha sido explicado de una forma muy sencilla es lo que debe plantearse un empresario o un directorio, en conjunto con sus asesores financieros y legales, para determinar si este procedimiento le resulta aplicable a su negocio.

Este procedimiento, el cual se encuentra reglado en su desarrollo en la Ley de Insolvencia y Reemprendimiento, busca que la estructura de negocios pueda mantenerse en el tiempo, haciendo ciertos ajustes por medio de un asesor externo (llamado Veedor) quien buscará darle esa vuelta de tuerca que su negocio necesita para proyectarse en el tiempo manteniéndose y, sobre todo, dándole una nueva estabilidad que le permita no desaparecer a través de otro de los procedimientos de la Ley 20.720 que en otra ocasión explicaremos.

En Sottolichio & Aguilera Abogados tenemos experiencia en estas materias: consulte, agende una reunión presencial o virtual, y conversemos como podemos ayudarle en su negocio.